miércoles, 15 de agosto de 2012

URGENCIAS: REBELIÓN


En medio del temor y las sospechas,
con espíritu agitado y ojos de pavor,
nos consumimos y planeamos cómo hacer
para evitar el seguro
peligro que así terriblemente nos amenaza.
Y sin embargo estamos equivocados, ése no está en nuestro camino:
falsos eran los mensajes (o no los escuchamos, o no los entendimos
bien). Otra catástrofe, que no la imaginábamos,
repentina, violenta cae sobre nosotros
y no preparados -de dónde tiempo ya- nos arrebata.

Kavafis




Creo que no será necesario explicar el sentido del poema de Kavafis. Se perfectamente cual es el seguro peligro que me amenaza, mas tiempo ha que dejaron de preocuparme temores y sospechas. Lo que si exijo es que cuando llegue el momento, a nadie, absolutamente a nadie se le ocurra hacerme la putada de un funeral cristiano. No soy agnóstico sino radicalmente ateo y no amo a dios (así con minúsculas) sino que le odio y no digamos a sus “profetas” llámense Cristo Evangélico, Buda o Mahoma. Los únicos dioses que me interesan son creaciones literarias de la Grecia Clásica, ese desdichado país al que la cultura, la ciencia y las artes de occidente le deben todo, absolutamente todo. Incluso las Olimpiadas y la Democracia, y si en la seminal de la Atenas de Pericles se admitía la esclavitud, en la grotesca caricatura de la España del P.P. se permite el asesinato sin juicio posterior. Los herederos de Franco matan de forma distinta a su genocida fiambre. No precisan de artillería pesada ni de cazas de combates. Les basta con legislar. Y si otro criminal como el fundador del partido fascista en el poder, el puerco gallego Manuel Fraga (tambien de gatillo fácil) dijo aquello de que el mejor etarra es el etarra muerto, gentuza tan poco recomendable como Rajoy y sus ministros – respaldados por la miserable Iglesia Católica, un vendido poder judicial con apestosos hedores de Opus Dei y la xenofobia inherente a todo fascismo – pueden, a su vez, proclamar que el mejor inmigrante sin papeles es el inmigrante sin papeles….muerto.

Este malvado Gobierno tambien se va a cargar la Ley del Aborto e intentará hacer lo propio con la del Divorcio. Y es que este retroceso inexorable a la España de posguerra, y el pan y la cebolla para las clases medias y los de abajo, se vale de los tres ejes fundamentales del franquismo con Franco. Veamos: la familia, el municipio y el sindicato. Lo del municipio si se refiere a uno pequeñito y en el que no moran gentes con millones de euros (enseguida pesetas) lo mejor es que arda que no hay dinero suficiente para los necesarios bomberos y el ministro del ramo se va a los toros mientas se curruscan árboles y personas. Que se jodan, según el solidario escupitajo de la diputada Fabra, cuyo señor padre es uno de los mayores hijoputas del Levante mediterráneo, ergo la diputada Fabra es una hija de Fabra algo que nunca podrá negar.


"Un hombre que no arriesga nada por sus ideas, o no valen nada sus ideas, o no vale nada el hombre", Platón





Un amigo me envía un excelente texto del gran Vicenç Navarro (procedente de “Público”) que termina con las siguientes palabras: “La enorme pasividad de las personas de izquierda debería sustituirse por una agitación social e intelectual que mostrara las enormes falsedades de la sabiduría convencional que se reproduce a través de los medios de información de mayor difusión, transformándolos en medios de persuasión. Una de las grandes insuficiencias de la democracia española es precisamente la falta de diversidad de tales medios. La ciudadanía debería movilizarse para protestar y denunciar tal situación.”. Totalmente de acuerdo y al igual que en el blog del economista comprometido – uno de los escasísimos intelectuales celtíberos que osan alzar la voz – en “Vergerus” asimismo se convida a la rebelión sin cortapisas contra el neonazismo de la porción más grande e inicua de la Península Ibérica. Este Gobierno, ese Partido Político, esa Monarquía bananera no deben perpetuarse ni siquiera un año más. Estamos todavía en el inicio de la lucha. Pero somos y estamos.

Respecto a los sindicatos, me ahorraré el comentario sobre los verticales del pasado pero no mi desconfianza de los horizontales del presente. Idénticas dudas extensibles al P.S.O.E., I.U., los nacionalismos, autonomismos (“el patriotismo es el último refugio de los canallas”, Samuel Johnson). Y en lo tocante a la FAMILIA como supremo e indestructible bastión y pedestal del capitalismo global y salvaje, me acojo al texto del sociólogo Vicente Verdú publicado en “El País” en julio de 2011. ¡Ojo¡, yo no generalizo y comparto únicamente las opiniones de Verdú en lo tocante a la familia………..genuinamente hispana y tradicional. La que conozco desde que nací en 1.947.

Luis Betrán





CONTRA LA FAMILIA

Es difícil, por no decir imposible, encontrar una institución más mostrenca, opresiva y anacrónica que la familia actual. La misma veneración sagrada con la que sus defensores la tratan, da idea de la que se nos viene encima. En medio de una sociedad laica, construida siglo a siglo, en busca de la libertad, la familia sigue entronizada como una piedra bendita a la que se atribuye, tanto en los fascismos como en cualquier régimen autoritario, la categoría de célula de la sociedad. Una sociedad compuesta acaso por células familiares o células madre que operan como recias sucursales del orden, las obligaciones jerárquicas, el vínculo de sangre y cosas así. Estar en familia resguarda, no cabe duda. Estar en la familia encarcela, no hay la menor vacilación. Una familia en sentido amplio, una fratría o un campamento de amigos serían una familia sana y actual pero la otra familia, la estricta familia, lleva en su seno un paralizante riego sanguíneo que impone, por ese conducto venoso (venenoso) respetos, órdenes y subordinaciones que en nada tienen que ver con el proyecto de ser individuos enteros. Seres íntegros para lo que sea y no seres demediados, dirigidos y humillados por la institución.

En esta institución bendita los padres no entienden a los hijos, más bien los soportan. No es amor lo que construye una familia en la mayoría de los casos sino, sencillamente, cemento hormonal, herencia burguesa. No es, de ninguna manera, afinidad electiva lo que produce ese artefacto, bendecido por los Papas, una y otra vez. El Papa bendice a la familia porque si antes obtenía su cenit rezando juntas y emitiendo una felicidad de purpurina dominical, ahora acoge a los parados, da socorro a los divorciados, ayuda a la hipoteca del que empieza a trabajar y, encima, los resigna económicamente a todos. Con estos elementos funcionales, monetarizados y beatos, la familia hace las veces de un banco natural sin intereses, sin comisiones, todo en nombre de la parentela. ¿Un querido y hasta divertido familiar? Esto ya importa menos porque la familia pertenece a la prehistoria del amor cortés y seriamente se cimentaba en intereses ajenos a la voluntad personal. No había que quererse para casarse ni para tener hijos, no había que reunirse por ganas de disfrutar una conversación. Sencillamente, la familia operaba como una máquina cuya característica fundamental, determinante y eficiente, era crear lazos que además de ensartar a los sujetos bajo un patriarcado, convertía esa autoridad, a la manera divina, en indiscutible trueno de Dios.

Este constructo que tanto hizo por articular espacios rurales y guanos internacionales permanece ahora tanto como un estafermo para el amor como, todavía, un posible ingenio para el negocio. Siempre, en las épocas de cambio como la actual, aparecen flotando conceptos e instituciones arrastrados por el naufragio del pasado, pecios inútiles o zombies de a actualidad. En esta institución bendita los yernos no aman a las suegras, o más bien las odian; los padres no entienden a los hijos, más bien los soportan; los hijos no saben como emanciparse de los padres y, en el intervalo, los explotan; los hermanos se ignoran o envidian entre sí y las parejas de los hermanos, salvo excepciones, ni se hablan. ¿El padre? ¿La madre? El padre, antes cabeza de familia, ha perdido su gloriosa potestad mientras la madre, paño de lágrimas de otros tiempos, apenas tiene un fin de semana libre para enjugar las penas. Y todo ello, en el caso de que unos y otros se encuentren lo bastante cerca como para reconocerse y saber quienes son.





Los padres se declaran tan impotentes para comprender los intereses de los hijos como los hijos se reconocen a una distancia sideral del pensamiento paterno. Y no sólo porque haya llegado el diablo de Internet sino porque internamente, en el interior de la familia, no queda casi nada que comunicar. Los chicos tienen sus pandillas y los padres las cenas de matrimonios más sus amantes. Los primeros rechazan pasar las vacaciones con los padres, las Navidades o el Fin de Año. Pero encima tampoco los respetan o necesitan espiritualmente. Definitivamente, los hijos no ven el momento de emanciparse y ese momento, ahora difícil, ayuda poco a que la relación sea cordial. Los padres desean proteger a los hijos y los hijos, muy pronto sienten como una insoportable humillación depender de los padres. No significa esto que no se quieran. O no se quieran a su manera. Prácticamente todo el mundo se quiere porque siempre es más grato amarse que aborrecerse. No significa pues que la familia cree un odio adicional. Crea el odio o el malquistamiento propio de vivir encerrados en un mismo piso personas que no han elegido al compañero y, encima, un señor o señora mayor pretende dar consejos y tener una razón superior. Si el autoritarismo se soporta muy mal, todavía más aquel que se entromete en tu intimidad. Los chicos forman agrupaciones, se sienten apegados a las bandas o tribus urbanas, se hacen colegas de otros que no viven en los metros cuadrados inmediatos a su habitación. La fratría regresa sustituyendo a la jerarquía. Gracias a Dios. Dios mismo, sin ir más lejos, solo es una figura simpática cuando no es ni Padre ni Amo sino tan sólo un educado amigo más. (O sea, nunca.- Apostilla de LuisB)

Vicente Verdú

“Vergerus” ha continuado y continuará con las urgencias. Pero en la próxima comparecencia ante sus “infinitos seguidores”, no olvidará el cine. Palabra.

Luis Betrán

jueves, 26 de julio de 2012

URGENCIAS: INVOLUCION







EL ABORTO

Personalmente no conozco otro aborto que el sr. Ruiz Gallardón, a la sazón monstruoso Ministro de Justicia del Gobierno Franquista. Hoy he leído un texto estremecedor de una señora que sufrió en su seno un feto malformado, que dio a luz a una criatura que se ahogaba continuamente y que vivió siete meses. Es evidente que los familiares y allegados del tyranosaurus rex que va a autorizar, y ordenar, que nazcan tales seres herederos de los talodimídicos, no sufre ni padece, va a misa (o no), es católico y creyente en el Dios Bíblico que exterminó a los primogénitos de los egipcios con tal de que los judíos de Moisés llegaran a la tierra prometida y tiene la conciencia tranquila. O al menos eso piensa él, porque un ¿ser humano? de esas características carece por completo de conciencia. De una forma u otra habrá que acabar con él y encerrarlo en el zoológico para pasmo y horror de niños y adultos futuribles. Didactismo.






LOS PITOS

A la Esperanza Rameraguirre le han pitado hace bien poco en un acto en que debía tomar la palabra. Malquerida mía, te ofendiste y te largaste. Pues aguarda gorrina que a la próxima pueden ser huevos o tomates o mierda (lo más deseable) lo que aguardo se estampe en tu fea cara. Y eso que no termino de fiarme de este invento llamado CUMBRE SOCIAL. En él veo tipos que no me gustan nada, con Nicolás Redondo a la cabeza. Si los sindicatos pretenden liderar las acciones, huelgas, protestas etc. de los españoles zarandeados cruelmente por la tonta Mariana, que abandonen la esperanza de que algo se va a conseguir. Al contrario ellos fingirán y el Gobierno fascista idem, añadiendo además las suficientes gotas de cabreo como para cuando termine el verano y lleguemos a mediados de septiembre, se enoje y ataque con desmedida furia a pensionistas y a todo aquel colectivo que todavía no haya sido lo bastante humillado.





LOS GUARDIAS DE CORPS

Como la Mariana, además de boba, esta empezando a ensuciar sus pantalones y calzoncillos, ha blindado La Moncloa con 100 0 200 gorilas bien armados que está por ver si dispararán o no (idéntico problema tienen la Pespe y el Albercabrón). 2012 y posteriores quedan muy distantes de 1939 aunque se pretenda un viaje en el tiempo que dejaría a las clases poco altas y subalternas con la patata de “El caballo de Turín” como único alimento diario. ¿Será menester recordaros hideputas que existe Internet, las redes sociales, los blogs, y….la TELEVISION?. Si, si, la caja tonta en la que vosotros ya habéis introducido entre los jefazos a indeseables bien curtidos en la COPE, lo que llevará aparejado, supongo, que a eso de las 22 horas comparezca monterror Rouco Varela rezando una plegaria con jaculatoria incluida: Borbón, Franco y Mariana os doy el corazón y mi alma marrana. Hoy se ve todo, se filma todo, hay mil forgendros que toman imágenes que se contemplarán en el universo mundo si gritáis aquellos de ¡¡preparados, apunten, fuego!!.




HOLANDE, PRESIDENTE SOCIALDEMÓCRATA DE FRANCIA

Ha suprimido el 100% de los coches oficiales y los ha subastado; y lo recaudado se destina al Fondo de Bienestar para ser distribuido a las regiones con el mayor número de centros urbanos con los suburbios ruinosos. Ha hecho enviar un documento (doce líneas) a todos los organismos estatales dependientes de la administración central en el cual les comunicaba la abolición de los "vehículos de empresa" desafiando de manera provocativa e insultando a los altos funcionarios, con frases como "si un ejecutivo que gana 650.000 euros año, no puede permitirse el lujo de comprar un buen coche con sus ingresos del trabajo, quiere decir que es demasiado ambicioso, que es estúpido, o que es deshonesto. La nación no necesita ninguna de estas tres figuras". Fuera los Peugeot y los Citroen. 345 millones de euros salvados de inmediato, y trasladados a crear (apertura 15 de agosto 2012) 175 institutos de investigación científica avanzada de alta tecnología, asumiendo la contratación de 2560 jóvenes científicos desempleados "para aumentar la competitividad y la productividad de la nación". Ha abolido el concepto de paraíso fiscal (definido "socialmente inmoral") y promulgó un decreto presidencial de de urgencia estableciendo un porcentaje del 75% de aumento en la tributación para todas las familias que, netos, ganan más de 5 millones de euros al año. Con ese dinero (manteniendo así el pacto fiscal) sin que ello afecte un euro al presupuesto, ha contratado a 59,870 licenciados desempleados, de los cuales 6.900 desde el 1 de julio de 2012, y luego otros 12.500 el 1 de septiembre como profesores en la educación pública. Ha privado a la Iglesia de subsidios estatales por valor de 2,3 millones de euros que financiaban exclusivos colegios privados, y ha puesto en marcha (con ese dinero) un plan para la construcción de 4.500 jardines de infancia y 3.700 escuelas primarias, iniciando un plan de recuperación la inversión en la infraestructura nacional. Ha establecido el "bono-cultura" presidencial, un mecanismo que permite a cualquiera pagar cero impuestos si se constituye como cooperativa y abre una librería independiente contratando al menos dos licenciados sin trabajo de la lista de desempleados, con el fin de ahorrar dinero del gasto público y realizar una contribución mínima al empleo y al relanzamiento de nuevas posiciones sociales. Ha abolido todos los subsidios gubernamentales a las revistas, fundaciones y editoriales, sustituyéndolos por comités de "emprendedores estatales" que financian acciones culturales sobre la base de la presentación de planes de negocio relacionados con estrategias de mercado avanzadas. Ha puesto en marcha un procedimiento muy complejo en el que ofrece a los bancos una elección (sin impuestos): quien proporcione préstamos blandos a empresas francesas que produzcan bienes recibe beneficios fiscales, quien ofrece instrumentos financieros paga una tarifa adicional: lo tomas o lo dejas. Ha reducido en un 25% el sueldo de todos los funcionarios del gobierno, el 32% de todos los diputados y el 40% de todos los funcionarios estatales de alto nivel que ganan más de 800 000 € por año. Con esa cantidad (alrededor de 4 millones de euros) ha establecido un fondo que ofrece garantías de bienestar a las "madres solteras" en condiciones financieras difíciles garantizándoles un salario mensual por un período de cinco años, hasta que el niño vaya a la escuela primaria, y tres años si el niño es mayor. Todo ello sin modificar el equilibrio del presupuesto. Monsieur H., por ahora, sería la faz opuesta a González, Zapatero o – perdón – el difunto Peces-Barba.






BATMAN

Dicen que el sujeto que disparó indiscriminadamente a los espectadores durante una proyección en Colorado (USA) de “El Caballero oscuro; la leyenda renace” es un psicópata fijo. ¿Y si no lo fuera?. En el Superimperio de los Superhéroes de la Supercultura y el Supercine cualquiera puede crearse un arsenal que ríete tu del de un kamikaze hebreo, afgano, iraquí o paquistaní. El director Christopher Nolan ha entonado una suerte de ridículo mea culpa que no le compete. Si a la Asociación de Amigos del Rifle, si a los Gobernadores de los estados en los que es legal la pena de muerte, si a la venta indiscriminada de armas, si al presidente Obama – al que no es por nada Europa le importa un pito, ya tiene a frau Merkel como resucitada Dama POLIZEI de Hierro – si al republicano Romney el que dicen que dijo ¡¡que se hunda Europa!!. Pero Christopher Nolan es un genio del cine según la mayoría mayoritaria de la cinefilia cahierista (más del 90% de la totalidad) y la espantosa revista, e hija putativa de “La maman et la putain”, “Dirigido” (fundada por José Luis Garci íntimo amigo del horribilis Fiscal General del Estado, sr. Torres Dulce al que tuve hace unos seis años el dudoso placer de conocer e incluso charlar con él) está dedicando un dossier a cineasta de filmografía tan intelectualmente rica. Hablo con dos cinéfilos zaragozanos de contrastada inteligencia, profesores universitarios y algo amigos míos y me relatan que la película es buenísima, una obra maestra. Otro, menos entusiasmado, me dice que salió aturdido por el ruido que emerge de la pantalla y altavoces varios. Ruido que permitió al ejecutor el Bang, Bang, Bang ya que no se oía anulado por el pimpampumcatacrockborrroum. Queridos, yo y mi circunstancia prometen su ausencia en la proyección aquí, allá o acullá del genial film que ingente millonada ha recaudado y va a recaudar. Lo siento – para nada – pero Batman sufrirá mucho pero ha sido es y será tan nazi como Harry el Sucio.


Luis Betrán

Asuntos varios me dejo en el recado de escribir de “Vergerus”. Otro día comparecerán y seguirán teniendo prioridad sobre el cine mientras continuemos en proceso de involución de los parvos logros de la fragilísima democracia de Spain-Spanien.



domingo, 15 de julio de 2012

RECORTES, URGENCIAS Y PATATAS



Dedicado especialmente a Zonado, Alekhine, Lobo López, Flázaro, Crusoe, Rubeum.....mis grandes amigos virtuales con los que comulgo POLÍTICAMENTE y en honor a ellos voy apagando velas hasta la consunción.






Aquí ya no estamos frente a una mera cuestión de debate partidario,sino frente a un proceso de regresión histórica que va a devolver al país a los años cincuenta, a los años en blanco y negro previos al desarrollismo franquista. Y todo por una miserable clase política que, salvo honrosas y escasas excepciones,ha sido incapaz, por cobardía y egoísmo, de resistir a la presión criminal de la troika comunitaria, y ha cedido al chantaje de un rescate cuya única finalidad es la de preservar los intereses de las oligarquías financieras europeas. Indignado por esa cuestión, y porque ayer fue un día aciago para la democracia española, con un rey felón que ha cedido a todas las exigencias del sistema como corifeo de la carnicería pepera, y una miserable tipeja con acta de diputada, no en vano apellidada Fabra que, con chulería fascista, se permite encima mofarse de las principales víctimas de la crisis, poniendo de manifiesto lo que era sino un secreto a voces, el auténtico rostro de una de las derechas más despóticas y reaccionarias de toda Europa. Una fecha triste en la que además,en la comunidad de Madrid, bajo la batuta de la lideresa Aguirre, se ha puesto de patitas en la calle a cientos de compañeros, profesores de universidad e investigadores cuyo único delito ha sido trabajar duramente durante los mejores años de sus vidas, entregando a sus respectivos centros toda su producción científica. (cortesía de rb)






Hago mías estas palabras y recuerdo, por si hiciera falta, que “vergerus” es un blog no solo cinematográfico. Y en estos momentos – son olvidarme de que al P.P. le quedan más de tres años de legislatura – en que la fragilísima democracia española corre el mayor peligro desde el 23-F-81, existen prioridades. Añadiré dos cosas que tampoco deben exiliarse de la memoria: 1) El P.S.O.E. dejó de ser un partido político de izquierdas en el mismo momento en que abandonó el marxismo; socialdemócrata cuando nos vendió a la Banca y al gran capital y, con Zapatero o Rubalcababa da igual, me horroriza como la “alternativa de poder”que a buen seguro será si el P.P. conluye sin incidentes no previstos su mandato. Nombres del pasado pero que viven y a los que señalo como culpables de este progresivo viraje al capitalismo: Felipe González, Alfonso Guerra (porqué todavía levantas el puño, payaso), Miguel Boyer, Carlos Solchaga, Gregorio Peces-Barba, José Bono, Borrell, Fernández de la Vega y cuantos queráis añadir, son legión. Hoy se ubicaría en un centro-derecha si tal mentira “centrista” fuese de recibo. Leer “El País”, el diario ¿más vendido? y en el que siguiendo la ética jesuítica se pone una vela a Dios y otra al Diablo. Y se ejerce la censura, tema éste que será tratado en otro texto venidero. Dicho todo lo que precede me ratifico en mi firme creencia de que España otra vez es un país fascista gobernado por los herederos de aquel genocida al que la Academia de la Historia bendice mientras maldice a Negrín.

Luis Betrán

Por ello traigo a “vergerus” un texto ajeno que, asimismo sucribo en su totalidad, no sin antes expresar mi asco a todo lo que suene a pepero. Y haciendo un elogio de la patata, acaso lo único que muchas familias podrán comer mientras esos cerdos machaquen a los más desfavorecidos, a los más pobres, a los más indefensos. No han hecho más que empezar. Pero lo pagaran caro, tarde o temprano.



¡




Nietzsche y el caballo

El cineasta húngaro Béla Tarr firma una de las películas más duras, portentosas, arriesgadas y convenientes de lo que llevamos del siglo XXI.

'El caballo de Turín' es una hermosa e impecable lección nietzscheana

Rafael Argullol 7 ABR 2012 (El País)

El 3 de enero de 1889, por la mañana, Friedrich Nietzsche abandona su casa de la calle de Carlo Alberto, en Turín, para dirigirse al centro de la ciudad. En el transcurso de su paseo es testigo de una escena que le hace detenerse: un cochero está maltratando a su caballo que, exhausto, no quiere continuar la marcha. Nietzsche interviene. Rodea el cuello del caballo con sus brazos y rompe a llorar. Sus últimas palabras son: “Madre, soy tonto” (“Mutter ich bin dumm”). Luego viene el derrumbe, una pérdida del habla y de la conciencia que durará diez años, hasta su muerte justo en el cambio de siglo, en 1900. Simultáneamente se inicia uno de los destinos más prodigiosos y contradictorios que haya podido tener el pensamiento de un hombre. En esta década de exilio mental Nietzsche sigue siendo un completo desconocido en los circuitos académicos europeos; sin embargo, lentamente, sus escritos se van filtrando, como agua profunda, en determinados ambientes literarios y artísticos. Strindberg lo presenta como el visionario del inmediato futuro; Munch le pinta un extraordinario retrato a partir de la fotografía del filósofo que le regala un amigo.







BELA TARR

Con el nuevo siglo, muerto ya el protagonista, la fortuna de la obra nietzscheana se apodera de Europa. Lo curioso, y elocuente, es que los admiradores proceden de bandos contrapuestos. Las lecciones de Zaratrusta son seguidas con entusiasmo por anarquistas y expresionistas pero también, y al mismo tiempo, por el futurismo de Marinetti o el decadentismo de D’Annunzio. Enseguida se acercan a Nietzsche sus amigos más peligrosos: los fascistas italianos y, del modo más catastrófico, los nacionalsocialistas alemanes. Los devotos del filósofo tienen en común su voluntad de incendiar el mundo para provocar el nacimiento de una humanidad nueva. Más allá de esto las discrepancias son totales: unos abogan por el triunfo de la libertad absoluta; otros ponen el acento en la hegemonía de la raza y del Estado; y no faltan, desde luego, los que apuntan a una salvación a través del arte. La sombra de Nietzsche se proyecta en todos los frentes. Por la misma razón, a partir de 1945, tras la hecatombe, el filósofo se convierte en un proscrito. Durante años su nombre es sospechoso, pero finalmente su obra resurge y, probablemente, no haya otro pensamiento filosófico tan influyente como el suyo cuando termina el turbulento siglo XX. A juzgar por lo que ocurriría con posterioridad, no hay duda de que Nietzsche acertó cuando se proclamó a sí mismo un destino. Pero ¿qué ocurrió aquella mañana de enero, probablemente gélida, dado el habitual clima de Turín? El abrazo al caballo maltratado, el desplome mental, el retorno al regazo materno. “Madre, soy bobo”: el niño travieso, quien como adulto ha sido el profeta que ha proclamado la inminente hoguera, cierra el círculo tras la fenomenal travesura. Le esperan diez años de silencio radical, pocos si los comparamos con las casi cuatro décadas de locura atravesadas por su admirado Friedrich Hölderlin, al que tantas cosas le unen, incluidos el destierro y la caída. Evidentemente nunca sabremos lo que ocurrió en la cabeza de Nietzsche esta mañana turinesa. Lo más desconcertante del caso es que esa cabeza había logrado trabajar a la máxima presión en los meses anteriores. El año 1888 es uno de los más productivos, si no el que más, en la trayectoria intelectual de Nietzsche. Escribe y publica varios libros, incluida esa obra maestra de la ironía que es Ecce Homo, un texto, cierto, desquiciado y hasta paranoico, pero de una sutileza y un dominio del lenguaje inigualables. ¿Fue el desplome de Turín la consecuencia natural de ese último año, como si la cuerda del arco se hubiera roto tras ser sometida a la máxima tensión? Nunca tendremos una respuesta para esta pregunta. Hay un monólogo a cargo de un extraño visitante destinado a permanecer como una perla ardiente en la historia del cine.







LA LUZ QUE SE EXTINGUE TRAS LA ULTIMA PATATA

En consecuencia, cabe no buscar una respuesta sino realizar una nueva interrogación. Y esto es lo que ha hecho el director húngaro Béla Tarr en El caballo de Turín (2011), una de las películas más duras, portentosas, arriesgadas y convenientes de lo que llevamos del siglo XXI. Béla Tarr, a diferencia de lo que han —hemos— hecho muchos respecto al tremendo episodio turinés, no se ha preguntado por lo que le pasó a Nietzsche sino por lo que le sucedió al caballo. ¿Qué le sucedió al caballo al que el filósofo abrazó, una vez vuelto a casa, dirigido, como siempre, por su cochero?. La respuesta a esta cuestión aparentemente absurda es una hermosa e impecable lección nietzscheana. No sé si Béla Tarr tenía intención de impartir esta lección, e incluso me parece que ha confesado que no la tenía, pero, a mi entender, en esta película, un director de cine llega más lejos que la mayoría de los pensadores y literatos que lo han intentado: más lejos en el hallazgo de mostrar el finisterre de la vida y de la civilización, el territorio terminal en el que todo se desvanece, el hábitat de aquel hombre-ocaso al que Nietzsche juzgó necesario llegar antes de que la humanidad pudiera plantearse la posibilidad de una aurora.

No obstante, la lección nietzscheana es aun más implacable que el propio Nietzsche: en la película de Béla Tarr no hay ninguna insinuación de aurora. El pozo se seca, la brasa se apaga, la llama del candil no prende e incluso el triste e imponente caballo renuncia a comer. Por todos lados hay una atmósfera de extinción, si exceptuamos el viento, la tormenta de viento que se ha apoderado de la vida y de los corazones. El desconcierto parece absoluto pero, en medio de la extrema austeridad de la historia, hay una explicación para lo que sucede. En el centro de la película hay un monólogo potente y apocalíptico a cargo de un extraño visitante que aparece y desaparece sin dejar rastro, un monólogo destinado a permanecer como una perla ardiente en la historia del cine. Quien encadena cinco minutos de palabras terribles habla como Zaratrusta, y lo que dice también es propio de Zaratrusta: la nobleza ha muerto porque los depredadores se han apoderado de todo, incluidos nuestros sueños. Obsesionados por lo acontecido a Nietzsche habíamos olvidado la suerte que le había correspondido al caballo. Pero en el abrazo de Turín ambos protagonistas son importantes si queremos saber lo que nos espera.

Rafael Argullol

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Rafael Argullol (Barcelona, 1949) Escritor, filósofo, poeta, bloguero y profesor de estética de la Universidad Pompeu Fabra, de Barcelona, donde dirige el Institut Universitari de Cultura. Es autor de veinticinco obras y ganó en 1993 el Premio Nadal por su primera novela, La razón del mal. En 2002, obtuvo el premio de ensayo del Fondo de Cultura Económica por Una educación sensorial.

De esta obra maestra del nihilismo y la desolación ya se habló en "vergerus", en términos estrictamente cinematográficos o casi. Cierro este texto con la noticia de la hospitalización de uno de los contados cineastas esenciales: el genial maestro portugués Don Manoel de Oliveira. A sus 103 años será dificil que sobreviva. Si lo consigue le aguardo al menos con diez películas nuevas.


Luis Betrán




jueves, 5 de julio de 2012

PARA ACABAR DE UNA VEZ POR TODAS CON EL PUTO/MITO GODARD: ULTIMAS CARGAS DE PROFUNDIDAD


Un millón de personas rodeando a la vetusta Cibeles para celebrar el triunfo de la aburridamente llamada "la Roja". Marx dijo aquello de que la religión era el opio del pueblo. Tenía razón y no podía prever, ya que no se había inventado, que el fútbol además del opio sería la cocaína, la heroína y el éxtasis. Un millón de personas - ¡¡yo soy epañó, epañó, epañó!! -, y aún más quizá algún día tomen al asalto la Zarzuela, la Moncloa, los bancos y las sedes de las Autonomierdas. Yo no lo veré, pero en tanto que marxista, antinacionalista y apátrida me acojo a mi derecho al optimismo histórico.





Y la Dolores de la Copla y devota de San Josemaría ya encabeza nuestra votación, je, je...


ALPHAVILLE

Estoy bien, gracias, no se moleste (Diálogos de “Alphaville”)





Desde que en 1949 se estrenaba “Un día en Nueva York”, no se había dado otra manifestación tan naïf como la presentación de “Alphaville”, aunque sea preciso aclarar rápidamente que no existe otra similitud entre obras tan dispares salvo los resultados – obtenidos desde intenciones muy distintas – ingenuos y presentes en ambas películas. “Alphaville” es un pequeño cuento protagonizado por caricaturas procedentes de los primeros sueños de la adolescencia. Obra de espíritu amateur y de poesía primaria, ensambla a la mujer entonces amada por el director con el personaje de los sueños de la infancia. Los amigos harán el resto. “Alphaville” es el sueño de una siesta, o el recuerdo de una mixtura de tebeos de aventuras y novelas rosa. “Alphaville” no puede ser “la capital del dolor”, como pretende Godard a través de Paul Eluard. “Alphaville” es la ciudad de los bombones y los caramelos poblada por seres malvados. Las setas gigantes de los cuentos de Perrault se han convertido en aparatos de la tercera generación de la electrónica. ¿Es acaso la sucursal de IBM en Paris ese reino de nunca jamás que imagina Godard?. Pudiera haberlo sido, pero ese eterno adolescente, a veces tierno, y otras engreído y malo, que es Jean-Luc carece del punch necesario para que asi fuera. Como Godard no golpea, su mundo carece de dolor, pero como tampoco hace comedia asimismo carece de humor. Godard se muestra eterno enamorado y se desdobla sobre el pobre Lemy Caution para amar desde otras dimensiones a una Anna Karina que estaba a punto de comenzar a ser la mujer imposible para el cine que luego fue. Pero sus idas y venidas por esta ciudad mágica todavía tienen el encanto de la musa de la nouvelle vague versión Godard.





Que “Alphaville” carezca de cualquier intencionalidad de las que se suponen afines a la ciencia-ficción – política, estética o religiosa – es algo que se cae de puro ver la película. Lo que “Alphaville” trata de ser son unos versos entrecortados, una intromisión vía absurdo doméstico del detective Caution en los cuentos de hadas, un pequeño rompecabezas de recuerdos fílmicos cuyo funcionamiento final estará profundamente ligado a la aceptación, por suerte del espectador, del universo godardiano en su vertiente más sentimental y menos anárquica. “Alphaville” tiene la gracia de los collages en que reconocemos las partes, y la desgracia de que el todo no satisface. Obra construida como película de aventuras según un esquema absolutamente clásico: llegada de un personaje a una ciudad misteriosa en la que deberá llevar a cabo una complicada misión. “Alphaville” cuenta con el casposo Lemy Caution/Eddie Constantine para semejante empresa. Es claro que si las fuerzas de la poesía no acuden en su ayuda, Caution no podrá conseguirlo únicamente con las suyas propias. Ocurre que Godard como generador de tan delicadas armas no es tan potente como él cree y los resultados, en la mayoría de las ocasiones, están más cerca de la cursilería que del lirismo. Pero este “petit-film” se deja ver, a la espera de que la inspiración de Godard – al igual que la espera de los gags espaciados en los films cómicos – se manifieste de alguna manera. Ello ocurre muy intermitentemente y siempre por la vía de las historias colaterales que flanquearon el núcleo de sus cintas. Godard no se concentra jamás sobre la película y da la impresión que cuando rueda un film está pensando en otro y ese otro acaba por hacerse presente a través de mil citas, homenajes cientos ad-hoc etc, que, o bien distorsionan el primer significado de la película original o le otorgan su mayor atractivo.. Esto va a gustos. Así el espectador, entre ingenuo y bonachón, esperará que reciten el próximo verso o que, a fin de cuentas, le hagan el siguiente golpe de efecto, eso si en clave absolutamente “intelectual”, porqué el sentido naïf – antes citado – de “Alphaville” jamás procederá de una actividad espontánea sino de un reelaborado trabajo en que se mezclan a partes iguales el talento fulgurante que estalla en instantes y la impotencia creadora que da sentido y cohesión a un discurso que en “Alphaville” se queda simplemente en frases sueltas.

Luis Betrán

Zaragoza, 27 de julio de 1978



PIERROT LE FOU





Pierrot le fou” (1965) fue una de las películas míticas – para la cinefilia, claro está – de mediados de los 60. Su mezcla de cinismo y romanticismo, su notable empleo del color y, otra vez, la pareja Belmondo-Karina produjeron orgasmos y onanismos varios en la tropa filmidealista ya que en esos años eran muy poquitos los que leían “Cahiers du cinemá”. “Pierrot le fou” pareció señalar el final del enamoramiento con Hollywood, sino fuese porque entre aforismo ¿filosófico? y citas literarias se paseara por ahí un ya achacoso Samuel Fuller diciendo chorradas propias o las que Godard le ordenaba. Nada que ver, por tanto, con la presencia de Fritz Lang en la excelente “Le mépris” (1963). “Pierrot le fou” es una película de gangsters (el título se refiere a un famoso delincuente francés de los años 30); y, aunque utiliza una narrativa elíptica, contiene todavía muchos de los elementos del viejo prototipo hollywoodense. El más importante consiste quizá en el protagonista masculino, Ferdinand, y en que la película gira en torno a las fantasías. La acción no se desarrolla en términos lógicos de tiempo, espacio y verosimilitud, sino a grandes y caprichosos saltos y a modo de una aventura picaresca sin picardía, con gratuitas escenas de violencia (pretexto para la comparecencia de mr. Fuller) y huidas a lo utópico en clave anarquista (de salón).




Mientras que la imagen que domina la película es la de Marianne (Karina) se trata de una visión desde un punto de vista masculino. Nada tiene que ver con las mujeres de carne y hueso sino más bien con las de las protagonistas de algunos poemas románticos (¿Keats?) o con las mantis religiosas del clásico cine negro yanqui. Marianne es el origen de toda violencia. Destructiva y misteriosa (para Ferdinand y para el espectador). De hecho nuestro Ferdinand-Pierrot-Belmondo deja su hogar y su familia para seguirla a un mundo de violencia y “amour fou”. Este discutible film tambien cree sexualizar (¡¡¡¡) la oposición entre la cultura burguesa tradicional y la producción masiva de obras de arte propia del siglo XX. La película comienza con él leyéndole a su esposa un texto de Velázquez a su hija. Intento, más bien ridículo, de Ferdinand por representar los problemas de la vida moderna en términos clásicos. Es decir; se plantea una oposición entre el arte europeo y el americano que, en un futuro no previsto cuando se rodó “Pierrot le fou”, Godard rechazaría a favor de una presunta investigación mucho más rigurosa (para él y sus corifeos) de las realidades del cine. Despues de adoctrinar al proletariado sobre las películas que debían ver (las suyas cuando creó el grupo Dziga Vertov). Me temo que los respectivos autores de “Las meninas” y de “Corredor sin retorno” no son miscibles ni para el torpe aprendiz de brujo Jean-Luc Godard. Amén de que “Pierrot le fou” políticamente carezca de significado o posicionamiento alguno.


Luis Betrán

Zaragoza, texto de 9 de agosto de 1983. Revisado a fecha de hoy.

Hasta dentro de una semana aprox. ¡¡Salud y Viva la República!!

domingo, 1 de julio de 2012

LA VUELTA AL REDIL



Dedicado especialmente a los anónimos donantes de órganos vitales. Gentes de bien que salvan vidas o las prolongan. Sin ellos el mundo que nos rodea aún sería más vil de lo que es.


PRÓLOGO POR DIOS, LA PATRIA Y EL REY






Los últimos estudios sociológicos demuestran la existencia del raro fenómeno de los 're-peperos' (PPPP = del PP, Pero Pobre).Son una tipología de personas que desafían todas las leyes del entendimiento y la lógica humana. Son personas de clase media-baja, trabajadores, asalariados de toda la vida y con sueldos de mierda que votan insistentemente al PP.No hay que confundir a los 'peperos' (gente que vota al PP para defender sus propios intereses) con los 're-peperos' (que también votan al PP y nadie entiende porqué).Es un grupo muy mimetizado dentro de la sociedad y a simple vista pasan desapercibidos. Pero con un poco de atención son fácilmente identificables.Lo primero que necesitamos para localizarlos es un pequeño cuestionario como el siguiente: *Ante cualquier pregunta sobre la actualidad política ellos dirán que 'no entienden de política' . Pero curiosamente, votarán al PP (lo que confirma su premisa de que, efectivamente, no entienden de política). *Si les preguntas qué opinan sobre los casos de corrupción de los políticos, ellos responderán que 'todos los políticos son iguales'. Por el contrario, la respuesta será muy diferente si el político corrupto es del PSOE. *Si les preguntamos sobre el paro y la situación laboral del país no tardarán mucho en sacar el recurrente tema de los inmigrantes. Tienen una enfermiza animadversión hacia todos aquellos que lo pasan aún peor y se encuentran en una situación bastante más desfavorecida. Si después de estas preguntas, notáis una cierta incomodidad, es normal. Tened en cuenta que esta gente son de la teoría de que en esta vida más vale 'no identificarse' . Claro que gracias, a esta útil guía se les ha acabado el tiempo del anonimato. Una vez identificado el sujeto 're-pepero' es importante entender a qué se debe este extraño comportamiento y qué causas son las que lo provocan. *La catarsis del lameculos: Fenómeno psicológico por el cual, personas de la clase media-baja con recursos económicos limitados, acaban pensando que si están con los que tienen el poder y el dinero 'algo acabará pegándose'. Y a pesar de que jamás ven el más mínimo resultado a lo largo de toda su vida, continúan apoyando a los ricos y a los poderosos. *La catarsis del desgraciado: Este desviamiento psíquico está inversamente relacionado con el anterior y por el mismo proceso mental por el que piensan que la riqueza se puede pegar, también creen que la pobreza se puede contagiar. Es por este motivo que estos sujetos desarrollan una enfermiza animadversión hacia aquellas personas que todavía son más pobres que ellos, como marginados, inmigrantes, etc... Y por si esto fuera poco, también padecen el Síndrome de Estocolmo, ya que se encuentran mejor si apoyan a aquellos que tan pronto como puedan, y gracias a sus votos, recortarán sus derechos, endurecerán sus condiciones laborales, y les joderán todo lo que puedan. Ellos felices y contentos.  (También hay algunos psicólogos que ven influencias de prácticas masoquistas que más allá del sexo disfrutan infligiéndose dolores sociales y económicos.)  Con todo esto, ahora ya sois capaces de localizar a los re-peperos y reconocerlos.También los podréis reconocer por el tufo a rancio. Y por mi parte, añado unas estrofillas de Don Antonio Machado, que por lo visto, durante su vida se tropezó con más de uno de esta especie:

Este hombre no es de ayer ni de mañana
Es un fruto de la cepa hispana
No es una fruta madura ni podrida
Es una fruta vana

de modo que no os vayáis a confundir, no es una especie en riesgo de extinción. (Cortesía de A.H.P.)

Y, ya de mi cosecha propongo una votación o encuesta: ¿Cual de las cuatro damas del P.P. os resulta más malvada o peligrosa: Esperanza Aguirre, Dolores Cospedal, Rita Barberá o Ana Botella?. "Vergerus" seguirá y publicará los resultados de tan apasionante referendum. Nada diré de los varones, en tanto que don Mariano Rajoy no es susceptible más que de una duda: ¿es más mentiroso o tonto?. Yo creo que las dos cosas pero su nariz tiempo ha que rebasó en cientos de metros a la de Pinocho. Afirmo.

Luis Betrán 



PARA ACABAR DE UNA VEZ POR TODAS CON EL PUTO/MITO GODARD

A BOUT DE SOUFFLE

“Me has hecho una charranada” (Jean Paul Belmondo a Jean Seberg en los diálogos – doblados – de “A bout de souflle” (Al final de la escapada). Ahí queda eso.




No cabe imaginar palabra más fea y de sonido más desagradable que la utilizada en el doblaje español de “A bout de soufflé” para indicar la faena que Seberg le hace a Belmondo al final de la película, delatándole a la policía. Es claro que en la España de 1966 no había mucha confianza por parte de distribuidores y exhibidores en que “A bout de soufflé” fuese un éxito de taquilla. Además de la charranada el film fue rebautizado como “Al final de la escapada”, por aquello de si el público picaba y acudía en masa a ver una especie de segunda parte de aquella “escapada” (sorpasso) de Vittorio Gassman y Jean-Louis Tritignant en el memorable film de Dino Risi que había arrasado en 1964. Jean Paul Belmondo era discretamente famoso en este país y las rarezas de ese Godard podían inquietar a mas de un mercachifle del cine. Luego la historia se repetiria , corregida y aumentada, en “Alphaville” y “Pierrot le fou”, las tres primeras películas del “genio” que desembarcaron en la franquista España convenientemente dobladas.




Y es que habían pasado siete años desde el rodaje y presentación de “A bout de soufflé” en la Francia de la “nouvelle vague” y del general De Gaulle. Siete años en los que el bombazo que supuso el primer film de Godard y la eclosión de la nouvelle vague podía haber perdido sus efectos perturbadores, y más de cara a unos espectadores pre-Biarritz a los que poco o nada podía sonarles la muy celebrada ópera prima de Godard. “A bout de soufflé” fue pues un plato fuerte exclusivamente para amantes del cine. Y en verdad que el entusiasmo con que estos acogieron – acogimos – el tardío (incomprensiblemente tardío) estreno de “A bout de soufflé” hizo casi pensar que en la nouvelle vague – y en Godard – todo el monte era orégano.
Las revistas cinematográficas de este país (Film Ideal, Nuestro Cine, Cinestudio, Fotogramas…….) voltearon las campanas con casi total unanimidad. Los cinéfilos de Zaragoza llegamos a amar más el debut de Godard que el de Orson Welles (era en 1966 la primera visión de “A bout de soufflé” y de “Citizen Kane”). Se esgrimieron tópicos y y frases hechas a tutiplén para tratar de explicar la magia del film: frescor, espontaneidad, naturalidad, novedad, etc, etc. Si la Revolución ideológica de la Francia del siglo XVIII no había entrado nunca en España (pare eso estuvo la Guerra de la Independencia y los Sitios de Zaragoza), la Revolución Cinematográfica solo tarda los mentados siete años en entrar, razonablemente un lapsus temporal admisible.





¿Qué era realmente “A bout de soufflé”?. Ante todo una película de suprema habilidad que recogía las esencias del cine negro americano y a través de un proceso europeizador – es decir, intelectual – proponía un cine de cámara en mano, sin mensajes grandilocuentes, desconectado de raíces literarias y neorrealistas. La historia que contaba “A bout de soufflé” era mas bien poco relevante, pero el modo de hacerlo pudo parecer nuevo como nuevos pudieron parecernos Seberg y Belmondo. “A bout de soufflé” o la “charme” puesta al día. Seberg vendiendo el New York Herald Tribune, Belmondo frente a un poster de Bogart. Chabrol y Truffaut echando una mano al principiante Jean Luc. Cine de camaradería. Una historia de amor “petit fou” en la que Belmondo podía ser engañado, pero no el espectador al que se le facilitaban constantemente pequeñas claves para que amase a Michel Poiccard y su inocencia traicionada. Un “mauvais garçon” alejado del naturalismo. Una carrera final “hasta el último aliento”. Un film triste, impregnado de sueve lirismo y de un encanto quizás inmarchitable, quizás no. Para Godard un homenaje a su cineasta bienamado Nicholas Ray, aún cuando la sombra del maldecido (por Cahiers du Cinéma, demasiado ¿rojo? para ellos) John Huston planease ominosamente por la pantalla. Y una cierta – que no total – modestia que jamás volvería a presentarse en los Films sucesivos del falso “anarchiste timide”.





“A bout de soufflé” fue la apología del cine que pregonaban y amaban los cahieristas. Mucho más allá de los latiguillos moralistas de los tambien primerizos Truffaut en “Los cuatrocientos golpes” o Chabrol en “Le Beau Serge”. Por eso, duda razonable, a casi veinte años de distancia, podemos pensar que se mantiene menos prematuramente envejecida que aquellas primeras muestras de la nouvelle vague para las que el paso del tiempo ha sido tan poco clemente. “A bout de soufflé”, un manjar constantemente degustado desde su estreno en las capillas cineclubísticas. Ni Belmondo, ni Seberg (maravillosa), ni, por supuesto, Godard volvieron a estar tan jóvenes y tan frágiles. Todo ello configuró el estilo – que hoy vemos irrepetible – de una película mítica en la Francia de los cincuenta y en la España de los sesenta. Y es que, sin tajantes afirmaciones, acaso “A bout de soufflé” sea la mejor película de Godard. Por lo menos es la más libre de pedanterías e ingenuos terrorismos culturales y políticos.


Luis Betrán.- Zaragoza, 17 de julio de 1978

No he cambiado ni una coma este viejo texto. La apostilla, no obstante, deviene imprescindible. A día de hoy para el cahierista irreductible – en cuyas filas no milito dado que me resultan payasescas – “A bout de soufflé” es la película que cambió para siempre la Historia del Cine. Para mi es tan solo un film grato que carece de trascendencia alguna en cualquier dimensión – política o artística – que se contemple. Y es obvio que “Los cuatrocientos golpes” se conserva mucho mejor a pesar de lo afirmado anteriormente. Finalmente los “ingenuos terrorismos culturales y políticos de Godard” rápidamente se metamorfosearon en farsantes y reaccionarios.

Luis Betrán.- Zaragoza, 1 de junio de 2012

miércoles, 30 de mayo de 2012

PESADILLAS GODARDIANAS


Hace unos años - no muchos - el invitado de honor y premio Luis Buñuel del Festival de Cine de Huesca fue Bertrand Tavernier. El veterano cineasta galo - no vamos a tratar aquí de él - cuyas relaciones con Cahiers du Cinéma no fueron siempre cordiales, a una pregunta en la rueda de prensa que ofreció sobre Jean-Luc Godard respondió: ¡¡Oh Godard!!, il a fait des grands films comme "A bout de souffle" ou "Pierrot le fou", pero a partir de mayo del 68 las cosas que hizo con el llamado grupo Dziga Vertov fueron horrorosas, ni siquiera fueron cine, una vergüenza para la profesión.

Estoy de acuerdo


COMO ACABAR DE UNA VEZ POR TODAS CON EL MITO/PUTO GODARD


GODARD DESPUES DE MAYO 1968







El cine es una imaginación individual, que es a veces muy generosa o muy de “izquierdas”, que está bien, pero que está hecho para venderse, porque es el único medio para que esta imaginación pueda continuar funcionando y vendiendo. Por eso no hay diferencias entre Antonioni, Kazan, Dreyer, Bergman y un mal cineasta como Delannoy (1). Hay diferencias de calidades pero no de fondo: todos hacen cine de las clases dominantes. Es lo que yo he hecho durante diez años, aunque mi intención fuese otra (2). Pero he sido utilizado para lo mismo.



 



La noción de autor era revolucionaria en los tiempos en que el autor luchaba contra el productor, un poco a la manera en que en la Edad Media un burgués luchaba contra un señor (3). Ahora el burgués se ha convertido en un señor, el autor ha reemplazado al productor. Por lo tanto ya no hace falta un cine de autor, porque mucho es un cine a nivel de la revolución burguesa. Es decir, el cine es hoy un medio muy reaccionario. El autor es algo así como el catedrático en la universidad. El cine de autor, objetivamente, es un cine aliado de la reacción. Fellini, Visconti, Bergman, Bresson, yo antes de mayo, Truffaut, Rivette, Demy, Resnais, Lester, Bertolucci, Polanski, todo el mundo. Están integrados y no quieren desintegrarse.



 


Ahora intento hacer un cine que conscientemente procura participar en la lucha política. Antes era inconsciente, un sentimental, era de izquierdas pero partí de una posición de derechas y tambien porque era un burgués, un individualista. Despues fui evolucionando sentimentalmente hacia la izquierda (4), hasta llegar a una posición no de izquierda parlamentaria sino de izquierda revolucionaria, radicalizada, con todas las contradicciones que esto impone. Cinematográficamente yo siempre he tratado de hacer aquello que nunca se hacía aún cuando trabajaba con el sistema. Ahora intento ligar lo que no se hace con la lucha revolucionaria. Trato tanbien de hacer aquello que no se hace, porque lo que se hace ya en cine es prácticamente todo imperialista.



 


Ahora hago cine con los obreros (5) y hago aquello que ideológicamente ellos quieren, pero tambien les digo: ¡Cuidado!, es necesario que además de este cine no vayáis el domingo a consumir el cine del sistema. Este es nuestro deber y la manera de ayudar a la lucha que tenemos los cineastas. En resumen, he llegado a la conclusión de que, siendo el panorama del cine muy complicado y confuso, es necesario hacer cine con gente que no sea tan cineasta, con gente que esté interesada en que lo que ves en la pantalla tenga relación con ella misma.



 




Respecto al lenguaje del cine, el que impone su lenguaje, su discurso a toda la población, es un pequeño puñado de individuos en Hollywood o Mosfilm o donde sea, y no es suficiente salirse de ese pequeño grupo y pensar que se hace un cine diferente. Ya no tengo una idea anárquica o individualista sino un deseo profundo. Tambien para el cine es necesario volver a empezar. Hice una película con estudiantes que hablaban con obreros (?) y, estaba claro, los estudiantes hablaban todo el tiempo, los obreros nunca. ¿Dónde están sus palabras?. Los obreros hablan mucho entre si, Ni en los diarios ni en las películas están las palabras de las gentes que constituyen el 80% de la Humanidad. Por eso no quiero pertenecer a la minoría que habla y habla todo el tiempo o a la que hace cine, sino que quiero que mi lenguaje exprese al 80%. Y es por eso que no quiero hacer cine con gente del cine, sino con gentes que componen la gran mayoría. En el proceso de liberación, el cine debe jugar un papel fundamental. Hay que hacer películas claras y sencillas que ayuden a clarificar las cosas.



Jean-Luc Godard.- Traducido del original de “Cahiers du cinema” por José Monléon y publicado en la revista española “Nuestro Cine”, nº 98 de junio de 1970.

En 1972, Godard rueda “Tout va bien”, con Ives Montand y Jane Fonda. Evidentemente obreros del 80% y para nada “gentes del cine”.



LAS PELICULAS DEL GRUPO DZIGA VERTOV
Un Film Comme les Autres (1968), British Sounds 1969), Pravda (1969), Vent D’Est (1969), Luttes En Italia (1970), Vladimir Et Rosa (1970), One Parallel Movie (1971), Schick (1971), Letter to Jane: An Investigation About a Still (1972) o Ici et Ailleurs (1974)


1) Jean Delannoy estuvo lejos de ser un mal cineasta. Fue un artesano extremadamente competente que, en ocasiones, alcanzó altos niveles de calidad: "L'eternel retour" (1943, sobre texto de Jean Cocteau), "La symphonie pastorale" (1946, según la novela de André Gide), "Marie Antoinette" (1955, muy superior a supuestas biografiás modernísimas y vacuas como las perpetradas por Sofia Coppola o Benoit Jacquot), "La princesse de Cléves" (1960) o "Les amitiés particulières" (1964, no desmereciendo en nada de Stephen Frears y muy por encima de Milos Forman, en su adaptación de la célebre novela epistolar de Choderlos de Laclos). O sea, un aplicado director como pudo ser  Raoul Walsh con gran distancia en géneros, cultura  y contexto. 


2) Hace falta cara dura para decir que hacía lo mismo que los mentados aunque "su intención era otra". ¿Cual?. Nunca lo aclaró.Y qué coño sabía él  lo que pensaban los estos realizadores. Robert Bresson SI QUE SE APARTÓ DE CUALQUIER ADSCRIPCIÓN Y ETIQUETA y fue el más radical de los cineastas franceses, aunque no fuese muy de izquierdas que digamos.


3) Contundente demostración de la incultura godardiana. En la Edad Media no existía la burguesía sino el feudalismo y los siervos...y el derecho de pernada. Hace algún tiempo circulaba por la red un chiste cinéfilo que aconsejaba que cuando uno se daba un porrazo no gritase !ay¡ sino ¡puto Godard¡. En la interesante revista argentina "El amante" se publicó que Godard solo se parecía a Picasso en que ninguno de los dos habían leído un libro en su vida¡¡. En Positif nº 602 de abril 2011 Fabien Baunman escribe un espléndido texto titulado: "Ultimas tendencias de la idolatría godardiana o el antisemitismo en Godard".


4) Repito lo de la nota 2. Godard era "sentimentalmente de izquierdas" antes, tras mayo 68 "evolucionó sentimentalmente a la izquierda". ¡¡Oh mon Dieu, cuanta ternura¡¡.


5) Lo mas grave de este texto. Godard se erige en el profeta y dirigente ideológico de los obreros y no duda que son sus películas y nada más que sus películas las que el proletariado desea ver, y les indica de paso las que no deben ver. Actitud ésta inherente a un genuino autócrata y, por tanto, filofascista. Godard jamás hizo un film con obreros ni los obreros vieron las películas del grupo Dziga Vertov. ¿Como iban a hacerlo si no llegaron ni a estrenarse más allá de Paris y en Filmotecas o circuitos alternativos, ni se pasaron por televisión ni se proyectaron - ay que risa y que asco - en fábricas o talleres.

Yo si las he visto, y por supuesto los cahieristas servidores del puto amo e incluso gente de buena fe que no renunciaron a conocerlas para poder hablar o escribir de Godard con honestidad y libremente. Hace pocos, muy pocos años, que los bodrios fueron editados en DVD. Añado que jamás un obrero podría entender absolutamente nada de la ridícula verborrea godardiana amen de que el cineasta suizo/francés experimenta fútilmente con la imagen. Lo mas probable hubiese sido que si unos cuantos obreros contemplaran cualquiera de estos timos corrieran a gorrazos a su presuntuoso autor. Forman, y yo no albergo dudas al respecto, el corpus más obsoleto, feo, malo y fraudulento de toda la ingente filmografía del "genio". De entre ellas una - "Letter to Jane" - emerge como faro de luz para la entonces "comprometida" hija de Henry. Sirviéndose como telón de fondo de una fotografía hecha a la actriz en Vietnam, Godard habla y habla aconsejando/ordenando lo que tiene que hacer una auténtica militante de izquierdas cuando dialoga con el Vietcong. La jugada ya la había hecho antes en la muy notable "Loin du Vietnam" (1967) film colectivo en el que participaron Chris Marker, Joris Ivens (el que se jugó el tipo), Alain Resnais, Agnés Varda, William Klein, Claude Lelouch.... sin que ninguno de ellos en los títulos de crédito indicasen que fragmentos les correpondían, excepto Godard que corta bruscamente el hilo narratico para aparecer en persona con su cámara y una enorme claqueta con su nombre dirigiéndose al espectador y afirmando no entender porque Ho-Chi Minh no le permitió viajar a Vietnam. Ahí queda eso. La monstruosa egolatría de un experto en la mentira.

No abundaré mucho más en Godard, pero habrá más pesadillas. O ninguna. En unos cinco días "la clave del enigma" se despejará. Y "Vergerus" continuará su andadura o......se extinguirá.


Luis Betrán



jueves, 24 de mayo de 2012

PESADILLAS I (GODARD)








Dicen que de grandes cenas están las sepulturas llenas. Es mentira. De escasas cenas o nulas comidas si que están atiborradas. Esta  noche he tenido la peor de las pesadillas posible: ESPERANZA AGUIRRE, si, si, el rostro terrible de la maldad en estado puro. La he visto en mis agitados sueños metralleta en ristre disparando con esa sonrisa que en ella se transforma en repulsiva mueca. Y gentes de toda edad, sexo y condición cayendo abatidos en la Puerta del Sol madrileña.¡¡Que horror!!. Hoy tendrán que aguardar Edgar Neville, y Alfred Hitchcock, y Theo Angelopoulos, y Brillante Mendoza, y Yasujiro Ozu y........todos ellos pendientes de inminentes dossiers, aunque el orden de factores no altere el producto. Como inevitable consecuencia de noche asaz toledana, he amanecido todavía asustado y me he dicho a mi mismo ¡¡venga Luis!!, vamos a darle caña al rey de las chorradas - tanto en frases como en películas - y he retrocedido en el tiempo para atizarle con furia a.......mi enemigo favorito: JEAN-LUC GODARD trayendo a "vergerus" mi primer y más antiguo texto sobre el padre fundador del CINE DE LA NADA.


"No hay que hacer cine político sino políticamente" (Jean-Luc Godard)







JEAN-LUC GODARD

"El nulo encanto del falso anarquista con la cámara"

Godard era ya en 1966, el padre y aún la madre, del cine moderno. Al menos eso decían en "Cahiers du Cinéma" y en la sucursal piojosamente celtíbera "Film Ideal" (1). Para España un descubrimiento en la "primavera de Praga". Para determinados cinéfilos, el primer héroe "a pasar la frontera" en unos años en los que el turismo cinematográfico no era moneda de cambio. Para Louis Aragon "Godard era el Cine". Para la crítica de izquierdas (Positif/Nuestro Cine), un farsante intolerable que conseguía el milagro de hacer aburridos a los Rolling Stones. Para el público, un pequeño agresor del cine clásico. En 1966, Godard ya era muchas impresiones, insultos o alabanzas en lo absoluto








La trayectoria de este "anarquista simpa" en la jerga de "Salut les copains", va por completo ligada a la remake política del general De Gaulle. En paralelo, Godard desarrolla otra V República Cinematográfica y resulta ser el listo y el intelectual, el amante de las buenas costumbres del clasicismo americano y el destructor de las mismas. Una fecha clave en la moderna historia de francia metamorfoseará la vida y milagros de ambos: el ya legendario mayo de 1968 (pero menos). De Gaulle favoreció una sociedad, un estado de ideas, sobre todo en la juventud, que con la inapreciable colaboración de Malraux, halló su culminación en el "joli mai". Godard arribó a esa fecha "a bout de souffle". Como un nuevo Poicard, el cineasta suizo-francés llegaba desnudo con una cámara ante las multitudes del barrio latino a filmar lo que probablemente era la apoteosis de su mundo cinematográfico. No filmó nada, lo hizo por él Chris Marker pero, ¡¡helas!!, con Godard en primera fila para que se comprobase lo rojo que era. En las calles de las barricadas acabaron por difuminarse los personajes que soñaban un mundo "á part". Fue el fin de la generación de Nana ("Vivre sa vie") y del resto de bobas/bobos, Fue para Godard un punto de inflexión a partir del cual, como si su peculiar universo hubiera perdido la razón de ser - de hecho había detenido su motor de la Historia -, solo el despiste y la marginación serán los atributos que acompañaran ya su obra.








Godard vivió un cine de fiebre y hielo. No supo o no quiso que la pasión de sus admirados maestros americanos inundara su obra. Su rebelión sentimental, o calculada, consintió en romper la estética que amaba el intelectual burgués, pero con una particularidad sorprendente. Manifestando en todo momento que esa estética había sido la esencia última  de su conformación cinematográfica. Fingía destruir una estética de la cual había sido su mayor defensor. La ética no puede ni mencionarse en el caso de Godard: no existió, ni existe, ni existirá. Así sus películas a veces son retazos descoloridos de obras anteriores a las que previamente había quitado la luz y el color para rellenarlas no con sus obsesiones particulares, que Godard no pareció tenerlas, sino con el deseo de construir el héroe nuevo sobre las cenizas del antiguo, pero sin que jamás mirara hacia atrás con ira.









Sus personajes, infantiles o adultos, seres del mundo de los fans de Johnny Hallyday o Claude François, parecieron lectores de L'Equipe o Salut les Copains, poseídos al pronto por una fiebre trascendentalista por la cual iban a actuar en el mágico mundo de la acción. Se sienten conscientes de ser imitadores de Humphrey Bogart (A bout de souffle) o de la mentada protagonista de "Vivre sa vie". La otra cara de los viejos héroes, más cansados y por contradicción mas infantiles que nunca, jugando a llevar a sus ultimas consecuencias algunos aspectos de los originales. Y es que para este filósofo de la rebeldía de cuatro paredes y una pantalla, las mas de las veces la vida imita al arte, y su obra, pacientemente doméstica al gusto francés, a los auténticos "losers" (2) de las calles de Amerika. Y todo ello para que el resultado final produzca asombro a quienes aguardan eternamente la revolución de la estética y las costumbres. Revolución que no vino de este espíritu inquieto que, no hay razones de peso para negárselo, supo inventarse una nueva narrativa, un cine de la nada, ser hijo del momento en que surgió como presunto artista, y decir que antes que él existió el existencialismo y Nicholas Ray (el John Huston de la ingenuidad) y otros muchos con los que vivió un perenne sueño de adolescente que pensaba (o calculaba, otra vez) revolucionar su medio provisto, a decir de sus exégetas, de un impertinente talento, pero, a no decir por sus exégetas, con unas armas que procedían de una amable visión de la cultura popular antes que de cualquier agresividad inherente al  empeño.



Luis Betrán
Zaragoza, 2 de junio de 1978


1) "A bout de souffle" no dejó de ser una influencia efímera. La revolución de la narrativa vino de la mano de Michelangelo Antonioni y "L'avventura"...........y dura hasta 2012 y quién sabe hasta cuando.

2) Lamento el uso de anglicismos horribles pero nuestra España actual, amén de franquista, no es un estado independiente. Es una colonia U.S.A. Volveré sobre este hecho, para mi, irrefutable.


Pdta: Habrá mas pesadillas godardianas








sábado, 12 de mayo de 2012

ENTRELAZADO






Un poco de cultura siempre viene bien:

Napoleón Bonaparte durante sus batallas
siempre usaba una camisa de color rojo.
Para él era importante porque, si resultaba
herido, con su camisa roja no se notaría su
sangre y sus soldados no se preocuparían y
no dejarían de luchar.
Toda una prueba de honor y valor.

Doscientos años más tarde, Mariano Rajoy utiliza siempre un pantalón marrón.

Cortesía de A.H.P.







ANIVERSARIO

Sus Majestades de Oriente, perdón de Borbón y Grecia, no van a celebrar sus bodas de oro. Que disgusto tengo, vamos que no he podido pegar ojo desde que me enteré de la noticia. ¿Que habrá pasado para que semejante acontecimiento no se lleve a cabo?. Ni la ilustre pareja ni sus hijitos, ni sus yernos y nueras, ¡¡ni sus nietecillos!!. Como ya estoy en edad de irme, a veces, de olla o de estar casi completamente gagá, no acierto a comprender los motivos. ¿Estarán todos malitos?¿Habrán contraído una influenza asaz contagiosa?¿Será a causa de que demasiados cuernos, colmillos o indigestión de chorizos a la vasca?. Mi corazón sangra. A este irreprochable monarca le crecen los enanos en el circo de la Zarzuela.
Nada, nada, no hay que darle más vueltas al asunto. Ha pasado a ser de rey de oros a rey de bastos. Aguardo con fruición me lo expliquen en Telecinco.


TELECINCO

La cadena televisiva de mayor éxito. O lo que es lo mismo, la que ven más cantidad de españolas y españoles salvo que se retransmita por otra un partido de fútbol. Telecinco es a la imagen lo que "El Mundo" a la letra impresa en forma de periódico. Jugosa mezcla de fascismo y cotilleo que, siempre hay excepciones, a servidor le provocaría arcadas pero como ni ve jamás la una ni lee nunca el otro no corro riesgo alguno de que un cáncer de estómago se sume a los otros dos. Aunque no hay dos sin tres, reza un refrán tan falsario como ese de que sobre gustos no hay nada escrito. Al contrario está todo escrito, o casi que en este menester juega mucho el factor tiempo y aunque la pésima literatura y el horrendo cine (americano, no el otro) no cejen en su pretensión de asustarnos con la fin del mundo, la parusía, el remake del diluvio universal o "Cuando los mundos chocan parte ClX", yo, uno de tantos, va y no se lo cree. Elemental sin Watson. Yo ya no creo en nada. Reivindico mi derecho al nihilismo como a mi confesión de apátrida. Me preocupan dos cosas quede claro: el que España se vaya irremisiblemente al carajo dado que no puedo salir de ella y el devenir a corto o medio plazo de mi quebrantada salud. Ya lo dijo Oscar Wilde: "quererse a uno mismo es el único idilio que dura toda la vida".







SESIÓN EN EL ATENEO DE ZARAGOZA

Me toca presentar en tan sagrado recinto la singular película "La torre de los siete jorobados" (1944) del no menos singular personaje que fue Edgar Neville - por cierto, uno de los mejores y más originales cineastas que ha tenido nuestra gloriosa nación y al que pronto se le dedicarán unas palabritas en este blog - y el filme resulta ser del agrado del numerosísimo personal (una ocho señoras y dos caballeros). Tambien sucede que entre los asistentes figura - algo inhabitual en él - el dr. Solsona, a la sazón Presidente de este templo de la sabiduría zaragozana venido a menos y caballero de vasta cultura tanto en áreas científicas como artísticas. Al final yo, uno de tantos, pregunto lo de siempre: ¿les ha gustado la película, etc, etc?. Y me responden mayoritariamente que si, agradeciéndome los servicios prestados, sobre todo el hecho de que han conocido en este curso que termina al mes que viene películas insólitas y de contrastada calidad que nunca sospecharon pudieran haber existido en el cine español y latinoamericano. La dicha no es completa. Mientras mi ego se infla como los carrillos de Dizzy Gillespie cuando tocaba, extraordinariamente bien su retorcida trompeta, dos o tres damas exclaman: "estupendo todo, pero por favor no nos ponga películas de Buñuel que no se entienden, dan asco y no nos gustan nada". Como hombre sabio, y con fuerte carácter, el mentado dr. Solsona se indigna y les espeta: ¿pero será posible que en esta ciudad si alguien destaca tenga que largarse a toda prisa?, ¿pero será posible tanta envidia?. Buñuel, señoras mías, es de los poquísimos cineastas que están por encima del bien y del mal, ¿o no se han enterado a estas alturas?. Lo dice él, no yo. En mi función de "moderador" me limito a recordarles que cuando a don Luis de Calanda y Aragón le dieron el oscar por "El discreto encanto de la burguesía" (reciclaje ingenioso pero descafeinado de "El ángel exterminador") y, naturalmente, no fue a recogerlo pero si fue agasajado en famosa comida por John Ford, Billy Wilder, William Wyler, George Stevens, Robert Mulligan, Robert Wise, Rouben Mamoulian, el anfitrión George Cukor........y Alfred Hitchcok que rogó sentarse a su lado, le abrazó efusivamente y le susurró: "gracias maestro, esa pierna de "Tristana", la otopédica, jamás se me hubiera ocurrido a mi.








LA CINEFILIA COMO PATOLOGÍA

No se ha estudiado, y debería, que la cinefilia es una patología no clasificada del mismo modo que Esperanza Aguirre es de una maldad tampoco adjetivada en su oceánica inmensidad. El virus o la bacteria fue inoculado a la mayoría mayoritaria de la cinefilia por la revista francesa "Cahiers du Cinéma", publicación autócrata (en ella se practica el culto a la personalidad en la figura del rey de las chorradas, tanto cuando habla como cuando hace películas, monsieur Jean-Luc Godard), y sus sucursales hispanocarpetovetónicas, "Film Ideal" y "Griffith" antes, "Caimán" y "Dirigido" ahora. El derechismo fascistoide de esos papeles inmundos se extenderia a Gran Bretaña ("Sight and sound") o la mismísima USA ("Film Comment"). "La maman et la putain" (estupenda peli de Jean Eustasche, pero que es como me gusta llamar a "Cahiers duuuuuuuuu Cinemáaaaaa", la mamá y la puta para entendernos) y cercenaría para siempre la posibilidad de una crítica cinematofráfica elaborada con rigor y análisis dialéctico, susttituyéndola por un fanatismo ridículo sustentado en dos axiomas: el cine americano como el mejor (el de las superproducciones, no el independiente), seguido por el francés por aquello del chauvinismo. Y, tras  Zeus Godard, Poseidón Hitchcock al que entronizó más que nadie monsieur François Truffaut. Y, ojo, el que se mueva no sale en la foto. 








LA CUESTION HITCHCOCK

En una entrevista a Woody Allen llevada a cabo en el diario francés "Le Monde" el año 2006, el celebre judío neoyorkino tímidamente afirmaba que a él Hitchcock y su cine le traía sin cuidado, añadiendo "me temo que me van a crucificar como a Jesucristo". En 2007 se estrena su excelente película "Cassandra's dream" - una revisitación, como "Match Point" a su obra cumbre "Delitos y faltas" con ciertos guiños a "Los hermanos Karamazov" - y la infumable "Dirigido" y el intragable Quim Casas elogian la cinta porque CONSTITUYE UN SENTIDO HOMENAJE A ALFRED HITCHCOCK. Bueno, pus a mi me pasa lo mismo. Que, salvando siete u ocho películas, el cine del finado sir Alfred me importa una higa. Y aquí llega bravucona la patología. En la Tertulia Perdiguer de Zaragoza a la que pertenzco, dos o tres miembros de la misma me dicen algo indignados ESO NO SE PUEDE DECIR AQUI, y lo que es peor si, erre que erre, lo repito aquí, acá o acullá se me dice algo que considero mucho más grave ASI NO HARAS NUNCA AMIGOS. Caramba, resulta (y lo vengo comprobando a diario en otro foro cinéfilo) que la intolerancia, la libertad de opinión y el caudillismo se han enseñoreado tambien del llamado, mal o bien, Séptimo Arte. No hay de que extrañarse, el franquismo gobernante no se priva de parcela alguna en la que no mostrar que la Contitución de 1978 es.......papel mojado.

  
EL ESTRAMBOTE

Hoy he tratado de recuperar algo de un sentido del humor que está huyendo de mi. Y es que el horno político y humano no está para bollos ni ensaimadas mallorquinas je, je, No, hasta el indispensable "El Roto" en sus viñetas diarias del muy monárquico "El País" ya no hace chistes sino tragedias. Coninuará. Volveré. Que tengo aún mucho que decir y me da que no todo el tiempo que precisaría para hacerlo.


Luis Betrán

Pdta: Una vez más de acuerdo en todo querido Crusoe Prometeo anarquista. Y, cuidado donde tu sabes, que el Jefazo no dimisionario tiene colegas - y no pocos - de semejante jaez. Uno, por ejemplo, que reivindica como al auténtico y el verdaderamente bueno cine portugués ¡¡el salazarista!!, muy por encima de Oliveira, Monteiro, Villaverde, Pedro Costa etc.